Aproximaciones a la Muerte #3

Hoy no tuve un día fácil, lo sabrán los Dioses si existen. Quebré en llanto varias veces, el estrés del trabajo, lo mismo de siempre. Mis terapeutas siempre me dijeron que es lo que peor me hace, que es lo que dispara a que empiece a pensar en vos. Pero yo lo niego, porque lo hago constantemente. Desde que tomo las pastillas lo hago un poco menos, y menos aún ahora que me estoy tomando el trabajo, duro, arduo y mucho, de tener que charlar con vos durante toda una hora.

En fin, que no tengo muchas ganas de charlar. Estoy agotado. Perdón, me distraje, no paran de llegar los mensajes del trabajo.

Pero bueno, esta es tu hora y yo sólo quiero tomar el ansiolítico y dormir. Me trae sueños especialmente vívidos, a veces pesadillas terribles, pero le estoy encontrando el gustito.

En ellos, y sólo ocasionalmente, puedo visitar gente. A algunos ya te los llevaste y con otros elegimos nos vernos más.

Sé que todo pasa en mi cerebro, pero a veces me gusta fantasear con que lo onírico pasa en tu reino y me deja espiar un poco eso del ” lo que es, fue y será”.
Como esa vez, en la que Daiana me mostraba su trabajo nuevo, y su casa nueva, pero yo no podía subir las escaleras porque me despertaba antes. O como cuando mamá estaba muy concentrada frente a un espejo gigante tratando de cortarse el flequillón rubio cuando yo llegaba para contarle mis problemas.

Uno de los miedos más grandes que me trae pensar que no hay nada después de que, evocando una imagen clásica, cae tu guadaña, es el tener que aceptar que jamás habrá un reencuentro con las personas que extraño.
Nada me asegura que de existir sea en la misma forma que lo hacemos ahora, quizás es todo luz o viento o polvo o un mar de LCL, pero el miedo está igual.

De nuevo suena el teléfono, esto no está yendo a ningún lado. Intentaré pasar los próximos cuarenta minutos con los ojos cerrados, así te puedo mirar fijamente a la cara.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *