あたたかい

Estoy en medio de un ataque fuerte. Hace dos horas que lloro todas las angustias que llevo en la carne y que tienen nombre y apellido, pero esta vez me concentro en vos. Y te releo, y veo tus últimas fotos, y me las quedo, porque varias me faltan.

Cuando te moriste, le pedí a Matías que descargara todo tu feed de Instagram, para guardarme todo. Tengo la copia acá, por si algún día no existe más.
Es que tus viejos quieren recuperar tu celular y quieren saber si yo sé la clave. Creo que tenía la huella registrada, pero no va a suceder. Ni yo me atrevería a espiar qué hay adentro de eso.

En medio de todo esto, el celular me empieza a sonar con notificaciones de hombres que quieren hablar conmigo y me preguntan qué me gusta. ¿Para qué exponerse a esto, sobre todo en medio del aislamiento?

La verdad es que tuve que romper la cuarentena dos veces, antes de empezar a medicarme. Y digo tuve, porque fue una necesidad real – necesitaba dormir sintiendo el calor de alguien, un abrazo, un desayuno preparado a la mañana. Algo que fuera lo más parecido a un amante, un amigo o una madre, todo lo que no tengo.

Más mensajes. ¿Que qué estoy buscando? Ahora me vendría bien alguien que juegue con mi pelo mientras lloro con los ojos cerrados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *