fenómeno extraño y enigmático que ocurre misteriosamente durante el turno noche de la vida

Soñé con hospitales, sus habitaciones de internación y la comida en bandejas de plástico. 

Soñé con decenas de escaleras, que siempre terminaban en salas de espera y pasillos que llevaban a más escaleras. 

Soñé con playas y con abogados, desesperados por que me uniera a ellos en el mar. 

Soñé con personas que irrumpieron de repente, porque las malas noticias viajan muy rápido. 

Soñé con promesas incumplidas y con el valor de decir basta.

Soñé con mi cara consumida, esa meta tan elusiva.

Quiero volver a dormir sin preocuparme por lo que aparece de noche. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *