Control

Al final,

no sos la vara con la que mido al resto,

sino con la que me mido yo.

Afán de demostrar que,

aunque sea,

en algo soy mejor.

A veces me gustaría poder,

como en ese capítulo,

hacer que me saquen de adentro,

como si separaran de mi sangre el metal,

los restos que me quedaron de vos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *