soñar que se te caen los dientes puede indicarnos que una misma situación se repite en tu vida.

En uno de mis sueños recurrentes, tengo varios dientes flojos y los muevo hasta que se salen. Puedo sentir la misma sensación que cuando era niño y hacía fuerza, con la lengua o con la mano, para que finalmente cedieran.

A veces no salen enteros, se caen de pedazos, quedando restos clavados en la encías, que sangran con cada movimiento. Pero la sensación de alivio es la misma, sea una extracción limpia o no.

En el peor de los casos, se caen todos al mismo tiempo, cuando quiero hablar. Ahí no siento placer, sólo desesperación.

A mi mamá no le gustaba que soñara esas cosas. Cada vez que se lo contaba recalcaba que era un mal augurio.

¡Como si fuera tan fácil controlar lo que uno sueña!

De ser así, dejaría de soñar con cadáveres deformes, con cuerpos consumidos, con personas que se van. Tampoco soñaría tantas escenas de esta cotidianeidad tan aburrida, ni con el paso inexorable del tiempo, y menos que todo sucede junto a personajes que ya no no pueden formar parte del elenco.

Es como un chiste de mal gusto, seguir viviendo con fantasmas mientras uno duerme. Mientras uno duerme no, mientras yo duermo.

Me pidieron que empiece a usar “yo” en lugar de “uno”. Algo de hacerse cargo de lo que a uno le pasa. Bueno, de lo que me pasa.

No sé cuánta razón tendrán, es que a uno lo marean algunas terapias con la cantidad de directivas y tareas para el hogar. Ay, de nuevo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *